Muere David Bennett, el hombre que ha vivido dos meses con un corazón de cerdo en su pecho

El primer ser humano que ha vivido con un corazón de cerdo latiendo en su pecho, el estadounidense David Bennett, ha muerto este martes a los 57 años, dos meses después de recibir el histórico trasplante, según ha confirmado el Centro Médico de la Universidad de Maryland (EE UU), donde se realizó la operación. El corazón pertenecía a un cerdo modificado genéticamente por la empresa Revivicor para facilitar el encaje del órgano en el cuerpo humano y evitar el rechazo. La institución médica ha subrayado que la víscera “funcionó muy bien” durante las primeras semanas y que Bennett, que padecía una gravísima insuficiencia cardiaca, estuvo consciente hasta las últimas horas de su vida.

Su cirujano, Bartley Griffith, ha asegurado en un comunicado que su equipo seguirá intentando perfeccionar esta técnica, una esperanza para pacientes como Bennett, que no reúnen las características para entrar en la lista de espera para un corazón humano. “Como cualquier otro trasplante pionero en el mundo, este nos ha aportado un valioso conocimiento que, ojalá, servirá para que los cirujanos de trasplantes mejoren sus resultados y, potencialmente, puedan salvar la vida de futuros pacientes”, ha declarado Griffith. Una portavoz del hospital ha asegurado al diario USA Today que los médicos no han identificado todavía la causa exacta de la muerte de Bennett, ya que no se ha detectado un rechazo del corazón porcino.